Actividades Montessori 0-3 años / Consideraciones generales 1


Gracias por compartirShare on Facebook8Pin on Pinterest0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Actividades Montessori 0-3

Cuando alguien se acerca a la pedagogía Montessori, suele tener gran interés en las actividades. Una de las preguntas más recurrentes en los foros Montessori es ¿Qué actividades puedo hacer con mi hijo/hija de X meses? Y no es que las actividades no tengan su importancia, pero desde luego, sólo son la punta del iceberg.

Tenía pensado hacer una serie de posts con actividades Montessori de 0-12 meses divididas por áreas. Vida práctica y social, movimiento grueso y fino, lenguaje, sensorial y cognitiva y educación artística. Voy a hacerlos, pero antes veo necesario aclarar algunos puntos. De hecho, muchas actividades son muy comunes, no es que sean exclusivamente actividades Montessori, lo que nos hace considerarlas actividades Montessori son estas consideraciones generales.

  • Todas las actividades favorecen que el niño explore por sí mismo, ya que hasta los 3 años, los niños se encuentran en una etapa de exploración. Cuando somos conscientes de esta realidad, entendemos la importancia del ambiente preparado. Hasta los 3 años los niños deben pasar la mayor parte del tiempo en entornos en los que puedan moverse en libertad y explorar los objetos a su alcance.
  • Aunque para nuestra mayor comodidad las agrupamos por áreas, muchas de las actividades son propias de varias áreas. Por ejemplo, una canción estará en el área de música, pero también se están trabajando aspectos del lenguaje.
  • Salvo en algunas actividades concretas, el adulto no muestra cómo se utiliza el material, deja al niño explorar libremente. Si el niño no inicia la actividad, el adulto puede realizar alguna acción, apartarse y observar. Si aún así el niño no muestra interés, no debemos insistir, está indicando que no es su momento. Creo que este es uno de los puntos que marcan más la diferencia, en las pedagogías más tradicionales, el adulto es el que muestra y enseña al niño cómo realizar las actividades.
  • Las actividades no tienen un orden concreto de presentación. Aunque algunas, por complejidad, deben presentarse posteriormente a otras más sencillas. Para ir presentando actividades debemos observar los intereses del niño. Las actividades se presentan para cubrir un interés concreto y no al revés. No dirigimos al niño a las actividades porque pensamos que ya debe “aprender” tal cosa, esperamos a que muestre interés y entonces presentamos. No siempre vamos a saber detectar esto correctamente, por eso, si el niño no muestra interés en alguna actividad, no debemos insistir.
  • Las actividades no tienen una estructura cerrada e inamovible. En ocasiones presentamos una actividad y el niño no la realiza como esperamos, no debemos frustrarnos, esa manipulación también constituye un aprendizaje.
  • La intervención del adulto debe ser mínima. En Montessori, el adulto no tiene un rol directivo, es más un observador. El adulto sólo debería intervenir en una actividad si el niño está maltratando el material o haciendo daño a algún compañero.
  • No debemos interrumpir su concentración. Los bebés en ocasiones realizan acciones que a nuestros ojos pueden resultar “inutiles” y repetitivas, meter y sacar objetos en una caja o transportar algún objeto voluminosos y pesados por toda la casa. Sin embargo, María Montessori decía “Observando a un niño de esta edad, vemos que tiende a actividades determinadas. Nos pueden parecer absurdas, pero esto no cuenta: él debe llevarlas a cabo hasta el final.” (María Montessori, La mente absorbente).
  • Uno de los aspectos que más cuesta entender de la filosofía Montessori es la ausencia de refuerzo positivo. Ese “muy bien” que nos sale casi como un resorte a cada paso que dan los niños. Para explicar este aspecto en profundidad haría falta un post entero. A modo de resumen en Montessori se considera que la motivación que impulsa a los niños a hacer las cosas debe ser interna. En ocasiones, con ese “muy bien”, lo que se consigue es que los niños hagan actividades buscando la aprobación de los adultos, en lugar de guiarse por sus propias motivaciones. Como digo, este tema da para mucho. Me apunto hacer una entrada al respecto.
  • A ser posible, las actividades deben estar disponibles y a su alcance en el ambiente. Evidentemente las casas tienen limitaciones de espacio y no es posible disponer todos los materiales y propuestas a la vez. Lo mejor en estos casos es la rotación. En una estantería podemos ir colocando propuestas de actividad para que el niño elija con autonomía, además podríamos ir rotándolas según sus intereses.

 

No puedo terminar sin aclarar que por supuesto el bebé en su primer año de vida lo que necesita es mucho contacto y mucho, mucho amor. Las actividades de los proximos post nunca serán más importantes que eso.

Si no quieres perderte los post de actividades por áreas, puedes suscribirte al blog, o seguirnos en facebook. También estamos en instagram compartiendo algunos momentos del día a día 🙂

Y si te ha gustado la entrada comparte 😉

 

 

Gracias por compartirShare on Facebook8Pin on Pinterest0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “Actividades Montessori 0-3 años / Consideraciones generales