Cesto de los tesoros ¿Montessori? Todo lo que tienes que saber


Gracias por compartirShare on Facebook59Pin on Pinterest0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

¿Has oído hablar del cesto de los tesoros Montessori? ¿Es una propuesta de María Montessori este material? ¿Se usa en los ambientes Montessori? Te resuelvo todas estas cuestiones y te pongo ejemplos de qué elementos podemos introducir en el cesto.

cesto de los tesoros

El cesto de los tesoros es una propuesta que se está haciendo muy popular. ¡Y no me extraña! A los bebés les encanta y con objetos que tengamos por casa podemos prepararlo. Si queremos comprar algún elemento la inversión es mínima.

¿Es el cesto de los tesoros una propuesta de María Montessori?

Pues no. Es una propuesta de  Sonia Jackson y Elionor Gosdmield. En su libro,  “La educación infantil de 0 a 3 años” dedican un capitulo entero al cesto de los tesoros. En muchas ocasiones se le atribuye su creación a María Montessori porque es una propuesta que se ha incluido en los ambientes Montessori de bebés.

El cesto de los tesoros es una actividad que corresponde al área cognitiva. Se presenta al bebé en el momento en que empieza a sentarse cómodamente, según el niño, esto será aproximadamente entre los 6 y los 9 meses. Representa una gran oportunidad para los bebés de conocer con todos sus sentidos y con todo su cuerpo, elementos propios de su cultura.

 “Sabemos que el cerebro de los niños crece deprisa, y que se desarrolla mediante las respuestas al flujo de aportaciones externas que le llegan desde lo que le rodea, a través de los sentidos del tacto, el olfato, el gusto, el oído, la vista y el movimiento corporal. El “cesto del tesoro”  reúne y permite fijarse en una variedad de objetos cotidianos, escogidos para que sirvan de estímulo a estos distintos sentidos” (E. Goldschmied y S. Jackson, La educación infantil de 0 a 3 años).

 ¿Qué elementos debe tener un cesto de los tesoros?

El cesto debe ofrecer variedad y calidad de información.

Muchos bebés se encuentran rodeados de juguetes de plástico. No se les suele dejar que toquen las cosas del mundo real, los objetos que le rodean. Todos hemos observado alguna vez lo insistentes que son los bebés queriendo coger, por ejemplo, unas llaves de verdad. Algunos adultos no se lo explican, ¡con todos los juguetes que tienes, y sólo quieres las llaves de casa! Pero es bastante lógico, esas llaves tienen un propósito, y las usan los adultos en la vida real.

Eso es lo que interesa al bebé, ¡conocer el mundo que le rodea! Así, el cesto de los tesoros se convierte en una herramienta perfecta para que el bebé explore todos esos elementos de la vida cotidiana, que además aportan unas sensaciones que jamás aportará ningún juguete de plástico.

“Cuando planificamos la dieta del niño prestamos mucha atención al menú, para ofrecer la variedad y la calidad esenciales para su nutrición diaria y para que crezca con rapidez. Pero ¿qué ocurre con su dieta “mental”, que nutre el desarrollo de su capacidad de emplear los ojos, las manos y la boca en una actividad de concentración” (E. Goldschmied y S. Jackson, La educación infantil de 0 a 3 años)

En el cesto no pondremos objetos de plástico, suficientemente rodeados están los bebés ya de este material, que además, no aporta información de calidad a nivel sensorial.

Te muestro las categorías que sugieren E. Goldschmied y S. Jackson con fotos de lo que yo elegí en cada una de ellas para el primer cesto de H.

Objetos naturales

Objetos de materiales naturales

Objetos de madera

Objetos de metal

Objetos de cuero, tela, caucho, piel

Objetos de papel y cartón

Disfruté enormemente reuniendo los objetos para el cesto, ir recorriendo las estancias de casa buscando esos elementos que aportaran diferentes texturas, temperaturas, pesos, sabores…ha sido una actividad en sí misma.

Te animo a que busques por casa esos objetos interesantes a nivel sensorial que seguro que tu bebé disfrutará explorando.

cesto de los tesoros

¿Cómo debe ser la actitud del adulto mientras el bebé explora el cesto de los tesoros?

Tan importante o más que la propuesta en sí misma, será la actitud del adulto. Podemos despojar de todo su propósito la actividad si nuestra actitud no es la adecuada. Debemos tener una presencia sin intervención. No se trata de ir mostrándole los objetos, enseñarle cómo debe agarrarlos o qué debe hacer con ellos. En todo caso, si el bebé nos muestra algún objeto, o busca nuestra mirada, nuestra respuesta puede ser simplemente una sonrisa sincera. Debemos permanecer en silencio, no es necesario que vayamos poniendo palabras a los objetos.

La observación de los niños mientras juegan con el “Cesto del tesoro” indica que tienen la mente ocupada de forma muy activa y que los sonidos preverbales que hacen en el curso del juego son una parte importante del proceso de desarrollo del lenguaje. Que el adulto hable en ese momento no hace más que distraer.” (E. Goldschmied y S. Jackson, La educación infantil de 0 a 3 años)

Tenemos mil oportunidades al día para hablar y contar al bebé las cosas que están pasando, de hecho, es recomendable que lo hagamos, pero mientras explora el cesto de los tesoros es mejor no hacerlo.

Consideraciones del cesto de los tesoros

  • El cesto debe tener unos 35cm de diámetro y 10-12cm de altura. Para que no se vuelque si el bebé se apoya. Debe ser de algún material natural.
  • Llenarlo de objetos hasta el borde.
  • El adulto estará cerca sin hablar ni intervenir.
  • El cesto debe cambiar con el tiempo.
  • Debemos estar atentos a los objetos, reemplazar los estropeados y limpiarlos con frecuencia.

Variantes y adaptaciones

Te he contado las características y los elementos que debe tener el cesto de los tesoros, tal y como lo concibieron las creadoras de la propuesta. Te recomiendo que la primera vez que presentes un cesto de los tesoros, lo hagas tal cual. Aunque el bebé haya explorado con anterioridad objetos cotidianos, el presentarlos todos juntos en el cesto, hace que se cree un ambiente mágico de concentración. En el caso de H así fue. Observar qué objetos le llaman la atención, cuales no, cómo explora cada uno de ellos…Yo me quedaba embobada, y seguro que a ti te pasará también.

Si ya ha vivido la experiencia del cesto original y ves que va perdiendo interés, pero te cuesta preparar otro cesto con tantos objetos, puedes realizar variantes. Puedes preparar mini cestos de los tesoros. 

  • Cestos temáticos: cesto de elementos de cocina, de instrumentos musicales, de pelotas…
  • Cestos por colores: elementos de diferentes categorías de un mismo color.
  • Cesto mini de elementos variados: si simplemente no puedes buscar en ese momento tantos elementos.

En estos cestos quizás te interese introducir algún elemento de plástico, pero procura que no sea el material predominante.

Mini cesto de los tesoros de instrumentos

cesto de los tesoros instrumentos

Mini cesto de los tesoros variado. Empezó siendo de elementos de cocina, pero al final introduje algún elemento más.

Lo que NO me gusta de la propuesta original y cómo lo hemos adaptado en casa

La propuesta de E. Goldschmied y S. Jackson da por hecho que al bebé se le acomoda apoyado en cojines para sentarse antes de que lo haga por sí mismo. La cesta de los tesoros surge entonces, para paliar ese aburrimiento del bebé que está sentado y necesita algo para distraerse. Siguiendo los estudios de Emmi Pikler, a los bebés no se les sienta. Lo hacen ellos mismos cuando están preparados. Es cierto que los bebés que son sentados no pueden salir de esta posición por sí solos, y claro, el adulto busca formas de entretenerlos. Pero si al bebé no se le sienta antes de que lo haga por si mismo, no se dan estas situaciones y en el momento en el que logre sentarse, no quedará anclado en la postura.

Nosotros hemos esperado a que H se sentara por sí misma y entonces hemos presentado el cesto de los tesoros como tal. Antes, cuando estaba en el suelo, estaba boca arriba o boca abajo (si ella se daba la vuelta) y le dejábamos a su alcance objetos para que los explorase.

Puedes ver cómo acompañar el desarrollo motor desde una perspectiva del movimiento libre aquí. La mayoría de centros Montessori han adoptado esta visión pikleriana.

cesto de los tesoros

¿Conocías el cesto de los tesoros? ¿Lo has usado con tu bebé?

Te espero en los comentarios, me encantará leer tu experiencia o tus impresiones. 

Si te ha gustado el post, compartiéndolo me ayudas mucho 🙂

No olvides que puedes seguirnos en facebook e instagram.

Y para no perderte nada, suscribete al blog 😉

Gracias por compartirShare on Facebook59Pin on Pinterest0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *